toplineEn el plazo de los últimos 20 años, las calderas de biomasa han experimentado un avance considerable desde los caducos sistemas manuales, humeantes, hasta los dispositivos automáticos de alta tecnología.
Las calderas modernas queman biomasa de alta calidad como astillas de madera, pellets o residuos agrícolas y agroindustriales uniformes, sin humos y con emisiones comparables a los sistemas modernos de gasoil y gas.

 

La mayor ventaja de los sistemas de biomasa se encuentra en el balance neutro de sus emisiones de CO2.

El estado actual de desarrollo tecnológico de estas calderas permite que la limpieza de las superficies de intercambio y la extracción de cenizas sean automáticas.
Estos sistemas de calefacción arrancan automáticamente según la demanda, comunican incidentes y actúan en consecuencia por control remoto y se adaptan a cualquier sistema de gestión.
También se pueden combinar fácilmente con sistemas de energía solar térmica.

Limpias, eficientes y cómodas.
Las calderas modernas que utilizan pellets, astillas u otros biocombustibles, extraen el combustible automáticamente del almacén y lo queman, de acuerdo con los estándares ambientales más exigentes. Las calderas de biomasa modernas utilizan hasta el 90 % de la energía contenida en la madera para la calefacción, igual que una buena caldera de gasóleo o de gas.
Los modelos avanzados incluyen encendido y limpieza de los cambiadores de calor automáticos así como extracción y compresión automática de las cenizas de forma que tienen que ser retiradas pocas veces al año. Algunos fabricantes ofrecen, incluso, monitorizar y telecontrolar la operación de la caldera.