La energía Microhidraulica, quizás una de las grandes desconocidas de las energías renovables. Pero puede aportar la solución al problema energético, en los casos en que se disponga de algún caudal de agua para generar electricidad por medio de turbinas.
La electricidad generada, como ocurre con la energía eólica o fotovoltaica, puede acumularse o inyectarse a la red, dependiendo de cada caso particular.
Las instalaciones microhidraulicas pueden funcionar solas o en combinación con otras instalaciones de energía renovable o convencional, de modo que se complementan para solucionar los problemas energéticos planteados.

Durante siglos, la energía hidráulica ha sido utilizada por el ser humano para distintas aplicaciones, molinos, serrerías, ferrerías. Hoy en día la utilización más extendida es la de la producción eléctrica. 
Especialistas como el grupo Ekain Taldea aseguran que la alta relación que existe entre la inversión realizada y la producción energética conseguida, siendo muy superior al resto de los sistemas energéticos, con una misma inversión. El confort energético logrado permite un nivel de electrificación similar a cualquier vivienda cuyo suministro eléctrico sea la red convencional. Incluso al disponer de un excedente energético, podemos aprovecharlo por ejemplo para el calentamiento de agua, consiguiendo de esta manera una elevada rentabilidad del sistema.Las potencias producidas oscilan entre los 50W hasta 30KW de potencia según las características del salto. La energía obtenida puede acumularse en baterías o consumirse directamente.