MONEDAS IBERAS.

La palabra MONEDA del castellano viene del latín “Moneta”, que significa el sello o la marca que se acuña en las monedas. Eliminando la variante “mummus”, “pecunia”, también duede ser un derivado desde “mani” o “manus” en referencia al carácter manual de su uso.

Un término latino “manus” es también poder militar, un poder jurídico sobre lo que uno tiene en su mano o posesión. También de esa misma raíz es la palabra MANADA, un “puñado” o conjunto de cosas que uno puede manipular, de ahí deriva el sentido figurado de “manada” de hombres o animales a tu cargo o manipulables. 

La etimología más tradicional es la derivada del latín “Moneta”, sobrenombre de la diosa romana Juno. Pero posiblemente la fuente de las palabras modernas del dinero o moneda, como estima el lingüista alemán Theo Vennemann, sea semítico y emparentado con Tannit divinidad púnica. De esta divinidad su etimología es la siguiente:  *Mani(t) >>*Ta-Mani(t) >>*Tamdnft >>*Tamnit >>Tannit 
 
El teónimo Moneta se identifica con otros nombres ampliamente difundidos en el Mediterráneo, como Maniitu, Maniyyat, Manat, y como el sobrenombre Meniitum de la diosa mesopotámica Ishtar, a la que se identifica con Juno como protectora de las ciudades (Istar, Menutum, luno, Moneta). Según el lingüista alemán estos nombres, se basan en la raíz semítica m-n-w / m-n-y / m-n-h = CONTAR, OFRECER (dinero) y en hebreo con significados que incluyen CONTAR, NUMERAR, CALCULAR, ASIGNAR, CONTAR DINERO. Ver la publicación de Theo Vennemann “Miinze, mint, and money: An etymology for Latin Moneta With appendices on Carthaginian Tanit and the Indo-European month Word”.
 

En Iberia hay unos términos especificamente munismaticos,  asociados a las monedas o cecas iberas, que son los sufijos -ken/-sken/-esken. Creen que el sufijo -esken es un gentilicio porque va asociado a una ciudad ibera, pero creo que es algo más sencillo. Algunas monedas Ibericas: Ausesken, ikalkusken, ikalesken, iltirkesken, laesken, otobesken, seteisken, untikesken, urkesken..

   
   
   
   
   
   

  

La moneda es una forma de formalizar la venta, la compra de productos o el pago de impuestos de forma facil y rapida. En vez de pagar con unos corderos, una vaca, o 20 sacos de grano, con solo una simple moneda era posible hacerlo. Es un pago que se podía transportar en la mano. Hoy en día nos pasa lo mismo, ante la petición de pago por transferencia, bizum, etc, muchas veces solemos decir “prefiero el pago en mano”. Así, cuando vamos a pedir que nos realicen un pago ofrecemos la palma de la mano abierta hacia arriba. Los mendigos hacen ese gesto al pedir limosna. 

Tanto la forma de una Mano como una letra M se asocian con la divinidad punica Tannit. La representación ibérica de Tannit es presente en la zona peninsular y que indudablemente es, en aquella época, una pieza importante de la religión ibérica. Así se ve reflejada en el arte ibérico, en sus tallas y en sus monedas.

-SKEN.

En el idioma bascónico preindoeuroeo tenemos una raiz para parte de lo relacionado con la actividad manual o las manos: esk+vocal.

  • ESKa = pedir
  • ESKe = pidiendo
  • ESKeini = ofrecer
  • ESKeko = mendigo
  • ESKi = atadura
  • ESKon = a mano, al alcance (eskondu/alcanzado) 
  • ESKu = mano
  • ESKun/uen = en la mano.

Mi propuesta de interpretación para este sufijo munismatico es que ESKen = moneda.

-KEN.

En vasco otra voz que se puede relacionar es "zeken" que sigifica avaro; (tierra) dura, húmeda y pegajosa; duro, fuerte, correoso; mezquino, insensible, duro; mezquinamente. Esta voz proviene de la raiz "ken" que significa Restar, Descontar, tomar algo.